La sanadora alfombra de mi sala de teràpia

Veis esta alfombra de lana que he puesto en mi sala de trabajo?

LA HIZO MI MADRE !

Tardó muchos años en tejerla!

Es una alfombra realizada a ganchillo con las lanas sobrantes de los jerséis que nos hacía.

Mi madre disfrutaba tejiendo.

Nos hizo jerséis, chaquetas, bufandas, ponchos, colchas, tapetes. Las regalaba a su marido,a sus 9 hijos, a sus 16 nietos y a otras personas con las que sentía cariño.

Cuando se sentaba un rato a descansar, lo primero que hacía era coger sus agujas, sus ganchillos, sus patrones y ovillos. Se ponía a “hacer lana”. Era su forma de cuidarse, de relajarse, de meditar. De quererse a sí misma.

Sentada en la mesa camilla, en un sillón, ante la tele, en un balancín o en las sillas del jardín. Cualquier lugar era bueno para continuar su tarea. En casa o de viaje.

Con una paciencia descomunal, cual perecederos mandalas, hacía y deshacía los jerséis y confecciones hasta que le quedaban perfectos.

-¿Cuántas horas pasaste deshaciendo nudos? ¿Cuántos ratos desenredando los descomunales líos que se formaban? ¿Cuántas veces coloqué mis pequeñas manos para que pudieras rodearlas con tus lanas y rehacer los ovillos desechos?

¡Que orgullo sentir tus demandas, ayudarte, servirte!

Mientras tejías, contabas los puntos de cada hilera en voz baja, Hablándote para tus adentros.. Como rezando un Rosario. Como meditando con una suave sonrisa y atención plena. No te importaba descontarte para contestar cualquier pregunta por simple que fuera. –

En los últimos años,  antes de morir  fue perdiendo la vista y algunos movimientos. Ella se adaptó a su manera para poder continuar tejiendo “cositas sencillas” para sus nietos.

Y ahora acojo a mis pacientes encima de lo que estuvo mucho tiempo entre tus manos y tus faldas. Encima de lo que fue un continuo símbolo de tu amor, de tu entrega, de tu serenidad, de tus sonrisas compasivas, de tu exquisita y bien llevada paciencia, de tus oraciones, meditaciones y de tu atención continuada.-
-“Por favor pasen y entren descalzos, pisen y sientan cuanto amor circula por sus venas!”

Jordi Sales Rufí 16/09/2018

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat