Reaprendizaje emocional

Mi proceso personal en el reaprender experiencial

Era junio de 1963, yo apenas tenía cinco años, todos hablaban bajito, había un silencio tenso, una seriedad que yo nunca había visto. No veía a mis padres, no estaban por mí.Yo jugaba sólo por el pasillo ajeno a lo que estaba sucediendo, inventándome historias que me alejaran de aquel momento que yo intuía doloroso, mis siete hermanos, mayores que yo, me hacían callar. Me enviaron a casa de mis tíos sin saber porqué. No sé si no me lo explicaron o simplemente no quise enterarme: mi hermana mayor había muerto aquella misma tarde.

Creo que esta escena y el silencio posterior a la muerte de mi hermana marcó una profunda huella en mi manera de desconectarme del dolor y de las emociones. Este hecho, entre muchos otros, fue crucial para recorrer el camino de la desconexión de mí, de los otros y en general del experienciar la vida.

A lo largo de mi terapia personal me fuí dando cuenta que gran parte de mi existencia se ha caracterizado por una constante huída de la tristeza y del dolor y por una necesidad imperiosa de ver el lado amable de la vida. Me fui fabricando una máscara de salvador, animador y dinamizador que escondía y protegía a su manera a un niño desconsolado y triste.

Fue a los 45 años cuando realizando una constelación familiar1  la terapeuta me preguntó si de pequeño me había pasado algo importante. En aquel momento, no me venía nada a la memoria y le dije que no. Al cabo de unos segundos le dije. “bueno si, pero no sé si es importante, se trata de la muerte de mi hermana de 16 años cuando yo tenía cinco”. De pronto me di cuenta de cómo había relegado aquel hecho, como lo había negado durante tantos años.

Mi estilo emocional se ha caracterizado por una continua huida de lo doloroso. Un cloroformar, silenciar, disimular, menospreciar, intelectualizar, proyectar y negar mis emociones. Especial era mi empeño en acallar lo que algunos autores denominan “emociones negativas” y que relacionan con el enojo y la tristeza.

Según Bert Hellinger las Constelaciones Familiares desvelan los profundos lazos de amor y lealtad que hay en la familia, lo que permite ver como una persona puede estar implicada con los destinos de sus padres, hermanos, tíos, abuelos, parejas anteriores, etc.

¿Que me pasaba a mi con las personas que veía tristes? ¿Y con las enojadas? …Con ellas intentaba hacer lo mismo que hacía con mis propias emociones: cloroformarlas, silenciarlas, distraerlas, menospreciarlas, intelectualizarlas, proyectarlas y negarlas. Creo que durante muchos años mi propósito inconsciente fue salvarme a mí y al mundo de caer en el dolor, la tristeza y en la rabia.

Me volví lo que se puede llamar una persona “cabal” o sea una persona que no se deja llevar por sus emociones ni pasiones, que sabía mantener la cabeza fría aún en las peores situaciones. Había aprendido a desconectarme de todo lo que sentía y rellenarlo de pensamientos razonables, lógicos y muchas palabras.

La emoción con la que me fue más fácil conectar  y en la que me especialicé fue el miedo y todos los de su familia: precaución, preocupación, estrés, angustia, ansiedad.

La música, el cantar y la guitarra fueron mi válvula de escape. Con ellas pude explorar emociones como el enojo, el gozo o la tristeza. Con ellas pude conectar con un dolor que no reconocía como mío. Con la guitarra y la poesía pude expresarme y expresar mi grito de desesperación proyectándolo en el exterior, sin apropiarme de ello. Cantando, como dice el dicho,”mi mal espanté”, emocionándome y emocionando. Lloraba la tristeza sin reconocerla en mí. Horas y horas acompañado por la música y el cantar como elixir de mi acallado y oculto dolor.

A la vez que huía pavoroso de estas emociones sentía una curiosa atracción inmensa y oculta hacia ellas. Con el tiempo me daría cuenta de la belleza de la tristeza y del enojo sobre todo al sentir atracción hacia aquellas mujeres que las representaban. Me atraían las caras de rasgos duros, casi salvajes. Todo aquello de lo que carecía.

Mi estómago se resentía de tanta emoción silenciada, pólipos y colonoscopías. Sentía una bola inmensa que me quemaba en mi interior y que inicialmente quería vomitar. ¡NO QUERÍA SENTIRLA! Por mucho que grité mi bola no desapareció y resultó convertirse en un dragón interior que quemaba y que a la vez me conectaba con mi poder.

Fue en las jornadas del Sat III cuando después de un día entero de silencio absoluto en medio de un grupo de unas cien personas, surgió el dragón interior2 con todos sus matices: rabia, envidia, celos, alegría, amor, miedo, mucho miedo, tristeza, soberbia, orgullo, vergüenza, y un largo etc. que fui descubriendo y reconociendo en mi interior. Claudio Naranjo me dijo que se me había abierto la caja de Pandora (ver la leyenda griega El cofre de Pandora).

Por primera vez en muchos años noté como hablaba desde mi estómago, sintiendo como se me erizaban los pelos y me temblaba la voz. Mi existencia tomó color, olor y sonido. Dolor y placer. Noté como aparecía mi estómago, mi cuerpo, mis sensaciones. Me sentí un ser vivo, vibrante, dolido y emocionado. Creo que fue el renacimiento de algo que con el tiempo he denominado mi experienciar.

¿Qué significa experienciar?

A partir de lo vivido en mi proceso personal, sin deseo de sentar cátedra, he querido concretar las diez facetas de lo que para mí significa, hoy, EXPERIENCIAR

1. Contactar con lo sensorial

Con la información proveniente de los sentidos. Tanto del exterior (situación) como del interior. Centrarme en el cuerpo y en lo que nos llega del exterior. Como dice Perls: “Los sentidos son los medios de la capacidad de darse cuenta, de la conciencia y de la atención3

2. Entregarse al dolor/placer como guía básica de conducta

Escuchar de forma atenta las sensaciones de agrado y desagrado que se van produciendo en cada situación. Permitir que surjan reacciones espontáneas de autorregulación, de alejamiento y evitación del dolor y la muerte (Conducta autoprotectora) y de búsqueda y exploración del placer (Conducta hedonista). Confiar en la sabiduría del organismo. Perls dice “el principio del placer-dolor representa la brújula biológica4

3. Ir y venir entre lo interno y lo externo

Diferenciarme y englobarme dentro de un todo. Estar en mi y estar en lo otro. Conciencia de ser uno en relación con el otro. Conciencia de individualidad y totalidad, de los propios límites dentro de un todo interrelacionado.

4. Permitir la expresión espontánea de las emociones básicas

Atender a las emociones, tomar conciencia de ellas. Confiar más en la regulación biológica
que en el control mental.

5. Dilucidar y dejarse orientar por las emociones secundarias y los sentimientos

Tanto sean agradables o desagradables. Convertirlos en fuerza cooperadoras. Para ello es crucial mantener el interés y la curiosidad que promueven la exploración y producción de conductas nuevas.

6. Asumir la propia responsabilidad

Diferenciar aquello que depende de ti de lo que no depende. Transitar esas situaciones en las que el apoyo externo no llega y el autoapoyo no se ha conseguido. Apropiarse de los propios sentimientos, pensamientos y acciones. Autoapoyarte.

7. Dosificar el pensar

el pensamiento si está próximo a lo obvio, facilita el darnos cuenta y la toma de conciencia. Con él, podemos dilucidar, expresar, entender, comprender, categorizar, diferenciar, inferir, realizar hipótesis, prever, analizar, buscar recursos, proponer acciones, … Mediante lo cognitivo tengo la posibilidad de dirigir mi atención y mi comportamiento a donde quiera, me permite también flexibilizar y trascender mi conducta innata. …Me sirve para fabricar fantasías y también para diferenciarlas de lo real. Me sirve para ayudarme, asistirme, hablarme . Por el contrario, cuando se dispara, cuando nos identificamos con sus contenidos, se va hacia el futuro, hacia el pasado, hacia lo que falta, hacia lo que debería ser, hacia nuestras heridas del pasado, hacia nuestros miedos, etc. Nos aparta de la experiencia y nos lleva a un mundo ilusorio y lejano a lo que está sucediendo aquí y ahora. En definitiva nos aleja
de la experiencia en curso: del experienciar.

8. Observarse

De forma intermitente, vivir y observar cuál es tu experiencia. Identificarte con la vida y desidentificarte. El observador interno permite darte cuenta, tomar conciencia. Te da perspectiva alejándote de tus sensaciones, emociones, pensamientos y acciones. Te orienta, te asiste, te habla.

9. Actuar: interactuar con el ambiente

El actuar también lo englobo dentro de la dinámica del experienciar, la conducta y el comportamiento verbal o no-verbal. Accionar con el entorno para dirigirte hacia tus necesidades y anhelos. Lo que te mueve y conmueve.

10. Aceptar plenamente lo que hay y lo que es

No pelearte con lo que aparece y con lo que es. Dejar de pensar como deberían de ser las cosas, echarte a un lado y aceptar lo que hay y lo que es.

Estos son los diez aspectos que identifico como facetas del experienciar. Y que defino
de la siguiente manera:


Experienciar es tomar conciencia y dejarse guiar por el conjunto integrado de sensaciones, emociones, sentimientos, cogniciones y conductas que se cocrean de forma integrada en el aquí y ahora en relación con el medio.

 


Según Perls “por experiencia quiero decir estar en contacto. En contacto o relación conuno mismo y con el mundo de uno.”5

La palabra experienciar es un verbo que quiere recoger la idea de lo que Claudio Naranjo (1990) denomina “apreciación y aceptación de la experiencia en curso”.Según él la actitud del terapeuta gestáltico está enraizada en la experiencia que describe como: “la evidencia de la actualidad (es decir la comprensión del hecho que estamos viviendo aquí y ahora y que somos uno con nuestras acciones concretas); la evidencia de la responsabilidad (el hecho de que nosotros hacemos lo que hacemos y que no somos distintos de lo que somos); y la evidencia del percatarse (de que en cierto nivel, nosotros sabemos que estamos haciendo y vivenciando”. 7

Por tanto, experienciar, para Claudio tiene en cuenta tres conceptos clave: actualidad,
reponsabilidad y percatarse.
Claudio añade que está experiencia única de estar en el mundo tiene muchas facetas integradas: “La disposición de vivir en el momento presente es inseparable de la apertura a la experiencia, de la confianza en el funcionamiento de la realidad, de la discriminación de la realidad de la fantasía, de la rendición del control y la aceptación de la frustración potencial, de una visión hedonista, de la conciencia de la muerte potencial, y así sucesivamente. Al experienciar, conectamos con nuestra presencia, nos presentificamos en el mundo que nos rodea en este lugar y en este momento.”8

 

Función del experienciar

La función del experienciar es:

· facilitar la adaptación constante a los requerimientos del contexto,
· preservar, cuidar y desarrollar la vida
· detectar lo que nos mueve o conmueve
· propulsar acciones para gestionar nuestras necesidades y anhelos
· permitir el aprendizaje y el crecimiento personal
· aumentar nuestro bienestar.

 

Autor: Jordi Sales Rufí: Extractos y adaptación de mi tesina en la Asociación Española de Terapia Gestalt. AETG. Experienciar: recuperar la voz de las sensaciones, emociones y sentimientos. La luz y la sombra. Jornadas AETG . Valencia 2.010.  www.desenvolupament.es

Citas bibliográficas

1 Según Bert Hellinger las Constelaciones Familiares desvelan los profundos lazos de amor y lealtad que hay en la familia, lo que permite ver como una persona puede estar implicada con los destinos de sus padres, hermanos, tíos, abuelos, parejas anteriores, etc

2 Claudio Naranjo en el SAT III, después de pedirle que me hiciera un regalo, me obsequió con una camisa con un dragón estampado a la altura de la barriga. Lo interpreté como símbolo de con quien me las iba a encontrar en los próximos años: mi Cajita de Pandora

3  (Perls 1947, p 17)

4 Según De Casso, (2003) pag.175. Trascribiendo a Perls en su conferencia “teoría y técnica de la integración de la personalidad”

Según De Caso, Pedro (2003), . Gestalt, Terapia de Autenticidad. Editorial Kairos. Barcelona. Pag. 182

6 Citado por de Caso (2003) pag.444

7 Claudio Naranjo (1990).La vieja y novísima Gestalt. Cuatro Vientos; S. De Chile, pag. 19

8 Claudio Naranjo (1990) pag. 28

Bibliografia:

1. BISKERRA, Rafael. (2009) Psicopedagogía de las emociones. Ed Sintesis. Madrid.
2. BLOCH, Susana. (1993) Al Alba de Las Emociones, Editorial Grijalbo S.A.,Uqbar, Santiago de Chile.
3. BUCAY, Jorge (2002) Déjame que te cuente. RBA. Barcelona.
4. DAMASIO, Antonio (2001). El error de Descartes. Crítica. Barcelona.
5. DAMASIO, Antonio (2003). En busca de Spinoza. Neurobiología de la Emoción y los Sentimientos. Crítica. Barcelona.
6. DARDER, Pere, IZQUIERDO, Conrad i otros (2001) Les emocions en l’educació. Una renovació emergent. Perspectiva escolar. Ed. Rosa Sensat. Barcelona
7. DE CASSO, Pedro (2003). Gestalt, Terapia De Autenticidad.Editorial Kairos. Barcelona
8. DIEGUEZ, Judith (2000). Ensayo sobre la experiencia afectiva en Terapia. Gestalt . Qué sentimos cuando sentimos Tesina AETG.
9. GARRIGA, Joan. (2008) Vivir en el alma. Amar lo que es, amar lo somos y amar a los que son. Rigden Institut Gestalt. Barcelona
10. GOLEMAN, Daniel. (1.995) Inteligencia emocional. Kairos. Barcelona
11. GOLEMAN, Daniel. (1.998) La práctica de la Inteligencia emocional. Kairos. Barcelona
12. GREENBERG, Leslie y PAIVIO, Sandra (1997). Trabajar con las emociones en psicoterapia. Paidós.
13. GREENBERG, Leslie (2002) Emociones: una guía interna. Desclee de brouwer.
14. LAPEYRONE, Brigitte (2004) Para una desubicación de las emociones. Figura/Fondo nº 15. Intituto humanista de psicoterapia Gestalt. Mexico.
15. LEVY, Norberto (1999) La sabiduría de las emociones. Plaza & Janés editores.
16. MUÑOZ POLIT, Myriam (2009) Emociones, sentimientos y necesidades. Una aproximación humanista. Ed.Ricardo j Cruz Hernández. Méjico
17. NARANJO, Claudio (1990). La vieja y novísima Gestalt. Cuatro Vientos; S. De Chile,
18. NARANJO, Claudio (2007). Por una gestalt viva. La llave. Vitoria-Gasteiz.

19. NARANJO, Claudio (2002) Gestalt de vanguardia. La llave. Vitoria-Gazteiz.
20. PEÑARRUBIA, Francisco (1998) Terapia Gestalt. Alianza. Madrid.
21. PERLS, F. (1973) El enfoque guestáltico. Cuatro Vientos. Santiago de Chile
22. PERLS, F. (1974): Sueños y existencia. Cuatro Vientos. Santiago de Chile.
23. PERLS, F., HEFFERLINE, R. y GOODMAN, P. (2002): Terapia Gestalt: Excitación y crecimiento de la personalidad humana. Los libros del CTP. Madrid. 2002.
24. PIERRET, G (1990): Plenitud. Aquí y ahora”. Ed- Mandala. Madrid 1990
25. RAMS, Albert (2.004) Veinticinco Años de Gestalt. Vitoria-Gasteiz. La llave
26. RAMS, Albert (2008) Artículo sobre salud y enfermedad en terapia
http://gestaltnet.net/fondo/nuestros-textos/salud-y-enfermedad-en-terapia-gestalt
27. SÁNCHEZ GAVETE, Francisco (2008) Terapia gestalt: una guía de trabajo.
Barcelona. Rinden institut gestalt.
28. STEVENS, John (1976) El Darse Cuenta. Cuatro Vientos. S. De Chile.
29. TOLLE, Eckart (2001) Practicando el poder del ahora. Gaia. Madrid
30. ZINKER, Joseph (1977). El proceso creativo en la terapia guestáltica. Paidós. México.

 

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat