Sentimiento de soledad

Si te sientes solo en medio de la muchedumbre. No encuentras tu lugar. Si las personas con las que te relacionas te parecen poco o pocas. Si no sabes donde colocarte ni con quien ajuntarte. Si estás desorientado en medio de la muchedumbre…

Quédate ahí, no reacciones, está bien. Quédate con ese sentimiento. No te pierdas, búscate a ti mismo, busca tu presencia, tu completud, busca comprensiones profundas. No te conformes con calmarte.

Ante este sentimiento de soledad, puede que te aísles, te pongas a la defensiva, que hagas falsas alianzas para cubrir tu necesidad de compañía, que te dediques a seguir tus esquemas repetitivos para tranquilizar tu malestar. Que mires el móvil, que mires tus amigos de faceboock, tus seguidores de twitter, que envíes un watsap o hagas una llamada. Que cojas un diario, que te vayas a fumar, que enciendas el televisor, que busques cualquier persona que te sirva de plataforma de falsa seguridad, que busques una pareja, un aliado. Que te dediques a fantasear enamoramientos con alguna de las personas de tu alrededor, que seduzcas, que te hagas desear, que te pongas a leer en un rincón, que te dediques a envidiar la compañía de otros, que te dediques a enseñar al mundo que tu no necesitas de nadie. Que te culpes de ser borde. Que pienses que no eres deseable. Que te quejes. Que te pierdas en tus pensamientos y sentimientos y te vuelvas autista. Que te pongas prepotente, competitivo, inofensivo o complaciente. Que te pongas a hablar con uno y otro para rellenar ese vacío.
Que te pongas a meditar, a rezar o a comprar. Que te vuelvas chistoso, simpático o ingenioso. Que busques temas de qué hablar sin ton ni son. Que te a puntes a cualquier sarao, cena, copas, baile. Que te hagas el simpático, el interesante, el profundo, el autosuficiente. Que te dediques a disimular tu malestar. Que te unas a cualquier grupo que te calme esa ansia de compañía, que busques un maestro con quien sentirte amparado. Que te dediques a despreciar a los que tienes a tu alrededor. Que busques cualquier sucedáneo o fantasía que pueda calmar ese dolor del aislamiento. Que te vuelvas normativo o perfeccionista o simplemente correcto en las formas.
¡Hay tantas posibles reacciones a ese sentimiento de soledad! De aislamiento. ¿Cuál es la tuya?
¿Cómo salir de tu patrón repetitivo? ¿Cómo colmar en vez de calmar esa ansia de tener un lugar, de ser visto, de ser reconocido, de ser amado? ¿De dónde viene esa necesidad? ¿Qué hemos olvidado? ¿Qués es lo que añoramos? ¿Qué es lo que no estamos viendo? ¿Qué es lo que realmente estamos buscando? ¿Dónde buscamos?

Compartir mediante:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies