Crisis de pareja

Superar crisis de pareja:

Para superar una crisis de pareja se ha de cambiar el tipo de comunicación. Hemos de desmantelar las rígidas defensas creadas con los años y aprender de nuevo a relacionarnos desde la vulnerabilidad.

Al pasar los años muchas parejas estables pierden espontaneidad, frescor, capacidad de sorpresa y  flexibilidad. Pierden el respeto a la individualidad de cada uno y se defienden construyendo una imagen congelada y caricaturizada del otro y de la relación, sustituyen las demandas genuinasvulnerabilidad
por exigencias. Confunden el cuidado mutuo por normas básicas de convivencia. Se aferran a leyes y costumbres creadas con los años, a lógicas y exigencias más basadas en los estereotipos sociales del concepto “pareja” que en las necesidades específicas de cada uno de ellos y del momento de la relación.

-“Cada mañana te levantas igual”, -“nunca colaboras en casa”, -“eres egoísta”, – “siempre vas a la tuya”, -“Eres igual que tu padre”, -“yo te doy más de lo que tu me das”, …

Una gran capa de silencio tenso, reproches acallados, recubre numerosos asuntos pendientes que quedaron sin afrontar y que en muchas ocasiones se dejaron por intratables o por imposibles minando calladamente el día a día de la relación.

La relaciones se vuelven estereotipadas, los corazones se endurecen por miedo al dolor, la comunicación se vuelve defensiva,  los roles  se congelan: Nuestro pecho se cierra, nuestro corazón deja de sentir, nuestra mente y nuestros juicios no paran.

Y es que en una relación de pareja al igual que recibimos y entregamos  amor también recibimos y entregamos dolor. Amor y dolor nos guían en nuestro caminar conjunto, nos muestran los lindes del sendero. Son nuestros principales maestros, nuestros guías.

El amor nos abre a la vida, nos expande, nos produce bienestar, nos guía. El dolor nos contrae, nos cierra, nos sacude, nos avisa, nos guía.

En nuestra empecinada y loca cruzada por erradicar el dolor, por acallarlo, paliarlo, apartarlo; nos armamos de mil y una defensas que pretenden proteger nuestro vulnerable corazón.  Y en este intento por evitar transitar el inevitable y efímero dolor, construimos un gran muro que no nos permite vivir con plenitud ni la relación ni la vida.

Si queremos superar esta situación será necesario crear espacios seguros donde podamos comunicarnos desde una zona más vulnerable que permita una comunicación más abierta y  profunda. ………………… En la vulnerabilidad la vida resuena y nos sorprende de nuevo.

En la vulnerabilidad cada momento cobra color y sonido. Ya nada es siempre igual y cada momento es único y distinto. Podemos conectar de nuevo, volver a emocionarnos, enamorarnos, apasionarnos o dolernos. En la vulnerabilidad nos hacemos presentes, nos mostramos y podemos vernos.

La comunicación desde la vulnerabilidad, es sencilla, clara, concisa, no se complica. Es auténtica, es amorosa, es más blanda, respetuosa, menos enjuiciadora.

Tres consejos para empezar a ablandar nuestro corazón:

mirar-a-los-ojos

  1. Expresa cada día agradecimiento por algo concreto que te ha aportado tu pareja.
  2. Cada día 5 minutos: Pon una música relajante, siéntate frente a tu pareja y sin hablar mírale a los ojos. Mientras dure la canción busca la manera de relajarte sin dejar de mirarle.
  3. Explícale / escúchale  un sentimiento que haya/s sentido hoy. (sólo escucharlo)

 

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
WhatsApp chat