Coronavirus: Gestión emocional

La crisis de la pandemia del coronavirus, covid-19 está despertando en cada uno de nosotros diferentes reacciones emocionales:Tristeza, rabia, miedo, frustración, enojo, ansiedad, insomnio, desesperación, preocupación. 

El confinamiento, la distancia social, el cese  de actividad,  las nuevas medidas higiénicas, las prohibiciones, la utilización de mascarillas unido a las fantasías que se nos generan con la crisis económica que se nos avecina, nos coloca en una situación de plena INCERTIDUMBRE que no nos queda más remedio que afrontar.

Estamos en medio de una situación caótica, imprevisible, fuera de nuestro control. Es ahí donde nos hemos de instalar durante un tiempo. Sabemos de donde venimos pero no sabemos a donde vamos. 

Es un buena oportunidad  para  centrarnos en el presente, atentos a lo que nos va sucediendo, conscientes de lo que pasa fuera y adentro. Un buen momento para aprender a improvisar y accionar con lo que en cada momento nos vayamos encontrando.

Al sexto día de confinamiento, el primer día que fui a comprar, escribí lo que me guió durante todo el confinamiento:

» !Busquemos nuestra sonrisa más profunda! ya que cuando desde el fondo de nuestro interior surge una sonrisa es que ya nos hemos sanado.

Estos días, cuando iba a comprar y veía a todo el mundo con su máscara, me parecían inanimados, misteriosos, asépticos, distantes. Me surgía el impulso de ponerme a pintar sonrisas en cada máscara empezando por la mía propia. Cómo sucedáneo de ello me cogieron ganas de hacerlos reír diciendo: «!Todos al suelo. Esto es un atraco!

Tenía curiosidad, necesidad de saber que se dibujaba allá atrás, que emociones se escondían tras sus máscaras inexpresivas. Me daba vergüenza llevar la mía, me parecía que con ella los rechazaba, me alejaba. Me surgió el impulso de desenmascararme, de desenmascar y transparentar nuestros sentimientos, nuestras inquietudes, nuestras esperanzas, escucharnos acompañados por una suave y sencilla sonrisa.

La sonrisa es la señal que tenemos los humanos para indicar que aceptamos plenamente este momento. Para expresar nuestra disposición a amar y ser amados. Es una manera de expresar que todo está bien como está, que aceptamos nuestra pequeñez, nuestra vulnerabilidad, nuestros sentimientos, que soltamos nuestras ilusorias fantasías de futuro y nos entregamos al presente tal y cómo es. Que nos rendimos y alabamos los designios de la vida confiando en su excelsa sabiduría.

!Cuantos momentos de nuestra vida hemos dedicado a dibujar una sonrisa en los otros? 

Observa los esfuerzos que hemos hecho para arrancar la sonrisa de un bebé, las carantoñas y tonterías que hemos llegado a hacer!. Cuántas horas en arrancar las sonrisas de nuestras hijas, amigos, familiares y pacientes aún en sus momentos más bajos. Los esfuerzos de los médicos y sanitarios por dibujar la sonrisa de sus pacientes, aún en los momentos más difíciles de enfermedad o en la antesala de la muerte.

Respiremos profundamente y hagamos una consciente sonrisa acogiendo a todo, a todos, a tus reacciones y la de los otros. 

Todas son necesarias, todas son correctas. Acciona en cada momento con lo que vayas encontrando. 

LA VIDA SABE LO QUE SE HACE»

20-03-2029

 

Compartir mediante:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies